¡Las MEJORES ALBONDIGAS en salsa del MUNDO!

¡Las MEJORES ALBONDIGAS en salsa del MUNDO!

Hola receteros y receteras y bienvenidos a "¡Que viva la cocina!" Soy Gorca Barredo, y hoy vamos a preparar unas albóndigas en salsa española, pero que van a otro nivel. No son como las albóndigas convencionales, sino que tienen unos ingredientes extra que le van a dar un toque brutal ¡Vamos a ello! Para comenzar, en un bol vamos a poner carne picada, que en este caso va a ser de pollo, que con estos ingredientes casa estupendamente. Unos dientes de ajo bien picados. Perejil fresco también bien picado, como un puñado, más o menos. Agregamos un par de huevos, que le van a dar a las albóndigas ese toque cremoso tan característico. Los huevos van enteros. Agregamos también miga de pan remojada en leche. Esta amiga, junto a los huevos, también le va a dar una cremosidad del 15 a las albóndigas. Y finalmente, pan rallado. Ahora vamos a echar un par de especias: una cucharadita de comino... ...y otra de curry en polvo. El curry le va a dar un toque súper interesante, pero tampoco va a hacer que queden muy fuertes. Finalmente, agregamos su pizca de sal y su pizca de pimienta negra recién molida. Indispensable en cualquier receta. Agregados todos los ingredientes, es el turno de mezclarlos bien entre sí. De tal manera que se integren y nos quede una especie de masa homogénea. Y una vez que los hayamos integrado, es el turno de bolear nuestras albóndigas. Cogemos una pequeña porción de la masa y le damos forma de bolita. Se nos tiene que pegar... ...ligeramente a la mano. Si no lo hace, después nos van a quedar más secas que el ojo dimas. Una vez boleada, la hacemos rodar sobre harina. Y ahora las vamos a freír en abundante aceite, que esté muy caliente. Lo que pretendemos es sellarlas por fuera, es decir, que nos cojan color por su parte externa, pero manteniendo el interior de las albóndigas crudo. Con esto, lo que pretendemos es que esta harina absorba después bien la salsa. Salsa que nos vamos a poner a preparar en un periquete. Pero antes, retiramos las albóndigas del aceite, y las colocamos sobre papel absorbente. Vamos a dejar que reposen aquí, mientras preparamos la salsa, que ahora vamos a por ella. En una sartén que sea bien ancha, vamos a poner un chorrete del aceite que habíamos utilizado para hacer las albóndigas. Agregamos cebolla cortada en tiras. Mucha cebolla, dos unidades. Agregamos su pizca de sal y su pizca de pimienta negra recién molida, y vamos a cocinar esta cebolla aquí durante unos 15 minutos... ...a fuego muy suave. Lo que buscamos no es tanto caramelizar la cebolla. Lo que queremos más bien es que se vaya... ...deshidratando, que vaya tornándose como de un color transparente, poco a poco, con mucho mimo. Y que al final vaya reduciéndose, que al final este es el único secreto de la cocina. Aplicarle mucho mimo. Pasado ese tiempo, y mira cómo queda la cebolla, vamos a agregar una cucharadita de harina. Esta harina después va a espesar ligeramente nuestra salsa. Vamos a integrarla con la cebolla, y la vamos a tostar durante 2 minutos, para que pierda su sabor a crudo. Y hecho esto, vamos a agregar una cucharadita de pimentón dulce, también conocido como paprika. Y si te atreves, también puedes utilizar... ...pimentón picante, sin problemas. Lo integramos con el resto de ingredientes y vamos a dejar que este pimentón se tueste durante segundos. No más, que se quema con la mirada. Y ahora, atención a este ingrediente. Agregamos como medio vaso de brandy o de coñac. Este ingrediente sí que le va a dar el toque definitivo. Pruébalo, ya verás. Si no tienes, también puedes sustituirlo por vino blanco, pero bueno, no va a ser igual. Vamos a integrar este coñac y vamos a dejar que el alcohol se evapore. Un minuto de cocción a fuego fuerte. Llegados a este punto, es el turno de agregar caldo de carne... ...o de verduras, o de pollo, lo que sea. Menos agua, que lo va a dejar con un sabor muy insípido. Lo que sea, cualquier caldo. Volvemos a mezclar para que este caldo también se integre con el resto de ingredientes, sobre todo con la harina. Y ahora,es el turno de meter aquí las albóndigas. Como ves, esta salsa es muy parecida a la típica salsa española, pero aderezada con más ingredientes. Unos que conjugan estupendamente con los ingredientes que tienen las albóndigas. Ahora nos vamos a asegurar que estas albóndigas queden bien cubiertas del caldo, y vamos a dejar que cuezan... ...a fuego medio durante unos 30 minutos. Que el caldo reduzca habiendo concentración de sabores. Que haya también intercambio de sabores entre las albóndigas y el propio caldo, y en fin. Dando con esto por finiquitada una receta que es digna de los dioses más remilgados del Olimpo. si te gusta por favor, dedito arriba, que con este sencillo gesto me ayudarás mucho a seguir haciendo más vídeos. No te pierdas ninguna receta... ...suscribiéndote al canal y "¡Que viva la cocina!"