Las alitas de pollo más RICAS Y CRUJIENTES del mundo

Las alitas de pollo más RICAS Y CRUJIENTES del mundo

¡Hola receteros y receteras! Soy Gorka Barredo y esto es !Que Viva La Cocina! El canal recetero con más desparpajo del mundo entero. Y hoy vamos a preparar un pollo frito con una cobertura exterior muy rica y crujientísima. Y para ello comenzamos cortando con un cuchillo muy afilado unas alitas de pollo. Las cortamos por la articulación y las puntillitas que no nos valen las podemos guardar para hacer un caldo con ellas. Después les echamos una pizca de sal por las dos caras a cada una de las alitas. y también un poco de pimienta negra recién molida. Hecho esto, en un plato vamos a colocar un huevo y unos 200 mililitros de leche con esta mezcla de huevo y leche tendremos parte de la cobertura exterior del pollo. Añadimos una pizca de sal y con un tenedor lo batimos todo O lo que es lo mismo le damos zapatilla hasta que nos quede una mezcla homogénea y de un color más bien cremoso. Ahora en otro plato vamos a añadir un vaso de harina normal Y dos vasos de pan rallado, es decir, el doble de pan rallado que de harina Y después lo vamos a aderezar con unas especias. Puedes poner las que quieras y en la cantidad que quieras Pero unas que le van a ir fetén son las siguientes: Si te gusta el picante, una cucharadita de cayena molida o chile en polvo; una cucharadita de pimienta negra molida, una cucharadita de cebolla en polvo, una cucharadita de ajo en polvo y una cucharadita de pimentón también conocido como paprika. Después mezclamos bien todos los ingredientes hasta que quede bien mezclada la harina, con el pan rallado y con las especias. y después pasalos por aquí una a una, las alitas del pollo. Las embadurnamos bien de la mezcla de harina y pan rallado y después las mojamos bien con la mezcla de huevo y leche. Después volvemos a pasarlas por la mezcla de harina y de pan rallado así tendremos esta cobertura exterior tan crujiente y tan sabrosa. Finalmente retiramos el exceso de masa y colocamos las alitas en un plato hasta haber terminado de empanarlas todas. Y una vez empanadas, las metemos a la nevera alrededor de una hora para que la cobertura se asiente bien sobre el pollo. Pasado el tiempo, freímos las alitas en abundante aceite que debe estar caliente pero tampoco demasiado para que se cocinen bien por dentro sin quemarse en la cobertura exterior. Y pasados unos 5 minutos las retiramos y las colocamos sobre papel absorbente. Están para comerse hasta los huesos, el plato y también la mano de alguien si osa a quitarte alguna alita. Si te gusta, por favor dedito arriba, que me ayudarás mucho a seguir haciendo más vídeos. No te pierdas ninguna receta suscribiéndote al canal ¡Que Viva La Cocina!