How does the carpooling app Lane revolutionise commuting in Lyon? | With Thomas Matagne

How does the carpooling app Lane revolutionise commuting in Lyon? | With Thomas Matagne

Ecov y las autoridades locales hemos creado líneas de vehículos compartidos para que las personas los compartansin ningún tipo de problema. La línea de vehículo compartidoes como una de transporte público, pero que prestan los conductoresque pasan por la misma. Casi todo el mundo quiere compartir un trayecto, pero las soluciones disponibles están pensadas para sistemas de reserva previa, donde has de confirmar el trayectocon una persona en concreto. Es un concepto rígido,forzado, complicado. Nosotros aplicamos los rasgos del transporte público a los vehículos compartidos. Se fija un punto de encuentrodonde los conductores que pasan pueden recoger a los pasajeros y estos se aseguran de encontrarun conductor en tiempo real. Es como cogerel tranvía o el metro, incluso llega a las afueraso zonas rurales. ¡Hola! ¿Mermoz?¡Vale, sube! Comparto mi cochedesde el inicio de Lane, hace ya al menos 3 años. Entonces, hacía 5 viajes al día, 75 km de ida, 600 eurosen transporte al mes. Me inquietaba. Un día, un compañerodel trabajo me dijo: "¿Sabes que hay una app para compartircoche entre Bourgoin y Lyon?", y le eché un vistazo. Como conductor, lo primero es el factor humano. Ya no viajo solo, puedo hablarcon gente, compartir mi coche. También está el aspecto ecológico. Hoy llevo a dos personas, lo que supone dos coches menos en la carretera, menos contaminación y menos coches en los atascos. Lo fundamental es compartir costes. Los conductores, al prestar sus asientos, lo que dota a la línea de capacidad de transporte, reciben un pequeño pago,1 euro cada 30 km. Les hace comprometerse,que compartan sus asientos. Cada vez que recogen a un pasajerocomo parte del servicio de Lane, ganan 2 euros más, es decir, 3 euros por 30 km,10 céntimos por kilómetro. Se comparten gastos de verdad.Lane es gratis para los usuarios porque es lógico considerarlauna línea de transporte público y que debería estar incluidaen el bono de transportes. Empecé como conductora para probar y soy usuaria desde hace un año. Lo utilizo cada día. Salgo de casa hasta la parada y el conductor me deja en Mermoz, donde ya voy andando al trabajo. Ahorro tiempo, ahorro dinero y respeto al medioambiente. No utilizo el coche entre semana. Para ver hasta dónde se puede compartir un vehículo, dónde podemos poner una línea,debemos analizar la circulación. Hay sitios donde esta convergeantes de separase. ¿Dónde converge?, ¿dónde se puedecompartir un vehículo? Primero, se analiza detenidamente. Luego establecemos las líneasen ubicaciones concretas y ahí es donde debemosrecoger a la gente que pasa. Nos da igual tenera 200 000 personas en la plataforma. Lo que queremos es recogera 500 personas en ese punto. Son cuestiones muy específicasque requieren comunicación local. Se necesita atraer a personasy que creen una comunidad porque ellas son este servicio público compartido, un transporte públicoque construyen juntas. Coincidimos con las mismas personas,los mismos pasajeros y conductores, acabamos conociéndonos. Somos una comunidadque está creciendo. Cuando no se ponen trabas, la gente quiere compartir su coche. Esto es lo que hacemosen las comunidades locales. Es un servicio público compartido. Un servicio realde movilidad y transporte público. No es solo una plataformani un plano en sí, es una combinaciónque hace que la gente pueda prescindir del coche.

Noticias relacionadas